A IVÁN FANDIÑO. Por Jacobo Herrera

A IVÁN FANDIÑO

Me faltan amaneceres,
Despertares al alba,
Miedos, talanqueras,
Caminos, capeas y tapias;
Hoy me sobran los pueblos,
Que de luto están sus plazas,
Y el destino me sobra
Con su cornada más amarga.

Tus afanes, tu querer,
En el paseíllo me faltas,
Y los patios de cuadrillas
Cuando sus ladrillos te llaman;
Me faltas sin muleta,
Sin engaño, sin espada,
Muerto para siempre,
Adiós, a tus hazañas,
A ser más torero aún,
A ser más Tauromaquia,
A pelear, que era tu vida,
Y tu sino y tu desgracia;
Me falta tu libertad,
Y hoy me sobra Francia,
Que Bilbao se queda sola,
Sin toreros y sin tapias,
Sin silencios, sonando
De luto negras campanas;
Largos se hacen los días,
Eternas las madrugadas,
Con tu sombra por el campo
A las seis de la mañana;
Pero ya no hay nadie,
Ni el espectro, ni el querer,
Ni el beso a Cayetana,
Ni los victorinos ni parladés,
Ni hay un penúltimo Palha,
Ni hay más grises y oro,
Ni Madrid más entregada,
Que ya solo queda el recuerdo
De la historia que buscabas,
Y aceptar el final
De unas páginas doradas.

 

Jacobo Herrera

Poeta. Pianista y Torero Aficionado Práctico